Carrito de compra

3x2 en productos etiquetados / Envío gratuito a todo México

La resistencia de las tribus

Escrito por Nóvalo Tienda el


Los tenis han sido el símbolo de algunas tribus urbanas, la voz resonante de su identidad contra el orden establecido y el espíritu de la resistencia frente a las dictaduras sociales. Y como la resistencia es libertad y paz interior, las modas permanecen, resucitan o se reinventan. Si bien hoy los tenis pueden ser artículos deportivos o estilísticos, la historia nos dice que tuvo que existir alguien, o algunos, que cimbraran las mentes de otros. Una de las primeras marcas en fabricar de manera industrial este tipo de calzado fue The Converse Rubber Shoe Company, que originalmente producía un tipo de bota de hule para proteger el zapato convencional de la lluvia y el lodo. Sin embargo, en el año 1917 dieron a conocer el All Star, su primer zapato para utilizarse en la práctica del basquetbol, mismo que marcaría una pauta en el marketing deportivo global, ya que convirtió a entrenadores y jugadores en embajadores de la marca. La muestra es Chuck Taylor, quien fuera el primer atleta en tener un modelo de tenis con su nombre. Quizás en México la tendencia llegó más adelante y bajo otras influencias, pues basta comentar que ni siquiera Chabelo los usaba con sus overoles apretados. No es un secreto que algunas modas han iniciado en los deportes, pero irónicamente el uso regular de los tenis en algunos países de Europa se debe a la advertencia de guerra a la que quedaron sujetos después de la Primera Guerra Mundial. Se dice que, en esos periodos de paz, los gobiernos instaban a la población a practicar deporte como una forma de preparación física, pues las tensiones bélicas eran continuas y se necesitaba que la gente estuviera saludable y activa.

 

Más adelante, y con relación al vínculo que tienen los tenis con la protesta social, es cuando aparece nuestro héroe de la clase obrera británica, Frederick John Perry, el hijo de un operario de la industria textil, nacido en el norte de Inglaterra y de sobrado talento para jugar al tenis. Sin embargo, este deporte estaba reservado para las élites de la época, por lo que llegaron a rechazar a Fred para participar en algunos torneos a los que únicamente tenían acceso los estudiantes de instituciones como El Colegio del Rey de Nuestra Señora de Eton (en inglés se oye igual de pedante, pero con alcurnia), al que asisten príncipes, futuros diplomáticos, futuros primeros ministros, etcétera. El tenis era algo que debía ser intervenido, y así lo hizo Fred con sus capacidades. Para el año 1933 ya ganaba su primer abierto de Estados Unidos y en el 34 conquistaba Wimbledon. A lo largo de su carrera ganó 8 grand slams y fue el primero en ganar los cuatro torneos de mayor prestigio en el mundo. Al tiempo que las barreras sociales continuaban en el Reino Unido, nuestro tenista encontró un refugio y reconocimiento en los Estados Unidos, país que para entonces desarrollaba una política de apertura para los personajes que le aportaban algo distinto al país. Después de su retiro, no tardó en asociarse con un empresario que fabricaba las muñequeras deportivas para limpiarse el sudor de la frente. Juntos crearon la marca Fred Perry, misma que colocaría en el gusto de tenistas y no tenistas las playeras tipo polo, competencia directa de Lacoste, del francés René Lacoste. Sin embargo, fue la marca del inglés la que recibiría peticiones de los mods para fabricar las playeras en distintos colores, las que posteriormente se convertirían en un obligado de la tribu urbana, que entre otras particularidades estaba formada por hijos de sastres que tenían acceso a la confección de trajes estilo italiano, que se transportaban en scooters Vespa y que escuchaban modern jazz y rythm and blues. Que los mods se identificaran con Perry por su origen fue la mejor bandera para la marca y un mensaje de resistencia hacia las clases altas. Junto con el uso de las polo a colores, llegaron a la moda urbana los tenis deportivos, un estilo que se propagaría con rapidez y se convertiría en un modo de afrontar la cotidianidad y de revelarse ante la autoridad, ante el uso del zapato convencional que la representaba. En esto también tuvieron responsabilidad los nuevos movimientos musicales, como el rap de la década de los ochenta, que fue creador de personajes influyentes e imitables. Dos características comparten el jazz y el rap: espontaneidad y libertad.

En Estados Unidos, los tenis de uso urbano y deportivo son conocidos como sneakers, palabra derivada del verbo sneak, que se traduce en <<Ir a escondidas; Ir a hurtadillas>>, ya que los asociaban con los ladrones que necesitaban suelas de hule para poder robar sin ser escuchados.

Es sugestivo cómo se moldean nuestras conductas personales en beneficio de la pertenencia y, en este sentido, las tribus, cualquiera de ellas, tiene como activos la moda, la música, la visión común y hasta la forma de caminar. ¿No es interesante el origen de las cosas?

JPT